Seleccionar página

Tierra, agua, aire y fuego son los componentes que hacen del Gres de Breda un pavimento con el toque de nobleza propio de los productos cerámicos naturales.

Su gran robustez lo hacen idóneo para zonas de tránsito intenso en espacios tanto exteriores como interiores.

La colección NATURAL también destaca por una amplia oferta en formatos de pavimentos y un gran abanico de piezas especiales que facilitan la resolución de cualquier proyecto constructivo.

La destonificación es genuina y natural, así como su tonalidad cálida, inspiradas en la diversidad de colores que nos ofrece la naturaleza.

La colección ANTICA es una cerámica que reúne los procesos de producción artesanales y la aportación de los avances tecnológicos más recientes en fabricación de gres natural extrusionado, obteniéndose así una cerámica de gran calidad.

Los pavimentos de ANTICA nos recuerdan la belleza natural de los suelos de barro cocido y evoca la calidez del Mediterráneo. Se aplican tanto en exteriores como en interiores, sin necesidad de tratamiento posterior alguno.

En los ambientes rurales, donde se combinan tan bien materiales nobles como la piedra y la cerámica, ANTICA participa con plena armonía.

LAVA es un gres natural extrusionado compuesto de arcillas de alta calidad extraídas en las cercanías de la fábrica de Terraklinker.

Son arcillas cuidadosamente seleccionadas, a las que no se les añade fundente alguno; la pasta cerámica previamente extrusionada se procesa en hornos intermitentes y es sometida a altas temperaturas que alcanzan los 1.360º C.

Su largo y complejo proceso de fabricación permite un resultado óptimo no sólo por las prestaciones técnicas obtenidas sino también por su acabado estético exclusivo, una destonificación natural que se distingue por armoniosos tonos burdeos y metálicos.

A la hora de “vestir” espacios sobrios, pero con encanto y armonía, los profesionales de la construcción eligen este gres natural ya que satisface con solvencia los criterios más exigentes de la arquitectura actual.

Gracias a su extrema dureza, su resistencia a los choques térmicos y su excelente comportamiento ante las heladas, los suelos cerámicos de Terraklinker son una solución muy segura en zonas de clima severo.

El Gres de Breda exige un equilibrio óptimo entre la temperatura máxima de cocción (1.360º C), la estabilidad de la masa y las distintas atmósferas del horno. Esta armonía es fundamental para conseguir las altas prestaciones técnicas presentes en todas las colecciones de Terraklinker.